sábado, abril 13

Argelia abre su espacio aéreo para facilitar la llegada de ayuda humanitaria a Marruecos tras el terremoto

Entre las pocas cosas positivas que conllevan una catástrofe humanitaria como la sucedida hace unas horas en Marruecos es que las diferencias y rencillas entre países desaparecen. La desgracia de un pueblo, cercano o no, se convierte en un tsunami de solidaridad. Sucedió hace más de seis meses, cuando Turquía y Siria sufrieron un devastador terremoto, del que tardarán en recuperarse.

Ha sido precisamente el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, uno de los primeros en mostrar su solidaridad y anunciar el envío de ayuda. «Transmito mis deseos de recuperación a todo el pueblo marroquí afectado por la catástrofe del terremoto en Marruecos, país amigo y hermano», escribió en la red X (antes Twitter) Erdogan, desde India, donde participa en la cumbre del G-20, que se celebra este fin de semana.

«Deseo la gracia divina a los fallecidos y un pronto restablecimiento a los heridos. En estos días difíciles estaremos con todas nuestras capacidades junto a nuestros hermanos marroquíes», concluye el mensaje de Erdogan.

Si bien todos los grandes líderes mundiales se han manifestado en la misma línea -desde Biden a Putin, pasando por Zelenski y Macron-, se esperaba con interés la reacción de Argelia, país que mantiene serias diferencias históricas con Marruecos. Y sus condolencias tampoco tardaron en llegar este sábado.

«Argelia expresa su más profundas condolencias y su más sincera solidaridad con las familias de las víctimas con el pueblo hermano marroquí, con el deseo de que los heridos se recuperen pronto», recoge el texto, en el que el Gobierno expresa su «completa disposición a enviar ayuda humanitaria y desplegar todas sus capacidades humanas y materiales en solidaridad con el pueblo marroquí en caso de que así lo solicite».

En este sentido, anunció la reapertura del espacio aéreo para transportar ayuda humanitaria y trasladar a los heridos, según informaciones de la agencia en noticias argelina Aps.

Hay que recordar que Argelia rompió relaciones diplomáticas con Marruecos en 2021, por lo que calificó como «actos hostiles». Algo que no había mejorado. El presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, declaró a principios de este año que las relaciones entre estos dos países vecinos del norte de África habían llegado a «un punto de no retorno». La tragedia ha tendido ahora, sin embargo, un puente -inesperado- de solidaridad entre estos dos países enfrentados.

Petición de ayuda

A las manifestaciones de solidaridad y condolencia de los líderes mundiales se han sumado sus ofrecimientos de ayuda, pero sin concretar de momento cuáles van a ser, pues para eso el Gobierno de Marruecos tiene que pedir ayuda de manera oficial.

Algo que se desprende también de los comunicados de presidentes como el de EE.UU., Joe Biden, que participa, como muchos otros líderes internacionales, este fin de semana en la cumbre del G-20, quien manifestó «su profunda tristeza por la pérdida de vidas y la devastación provocada por el terremoto». El mandatario estadounidense señaló que estaban «preparados para facilitar la ayuda necesaria al pueblo marroquí». También la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, ha mostrado su plena disponibilidad para ayudar a Rabat; propósito que su ministro de Exteriores, António Tajani, ha matizado, subrayando que se producirá «si lo pide Marruecos».