sábado, abril 20

Cuándo se hace cargo el seguro del coche de los daños a causa de riadas o inundaciones

Excepto daños causados por el granizo, que poco a poco está formando parte de las coberturas de las principales compañías aseguradoras, los daños provocados en el coche por fenómenos meteorológicos no están cubiertos por el seguro del coche, aunque este sea a todo riesgo. Inundaciones, objetos que golpean el coche por culpa del viento, etc., provocan desperfectos que tendremos que reclamar al Consorcio de Compensación de Seguros. Se trata de un organismo estatal al que va destinada una parte del dinero de las pólizas suscritas.

Aunque sí todos los coches asegurados con una póliza de seguro de responsabilidad civil de automóviles en España pasan a estar cubiertos por el CCS por los daños materiales producidos por riesgos extraordinarios, aún cuando carecieran de cobertura de daños propios.

Así, los riesgos extraordinarios por los que se indemnizará son los fenómenos de la naturaleza. El Consorcio indemnizará los daños producidos a los coches con seguro a terceros en caso de terremotos y maremotos; inundaciones extraordinarias (incluidas las producidas por embates de mar o cuando se trata de anegamiento del terreno producido por agua de lluvia y desbordamiento de ríos, no por desbordamiento de agua producido por presas, canales, alcantarillas y otros cauces subterráneos producidos por el hombre al reventarse, romperse o averiarse).

Por erupciones volcánicas. De igual modo, por tempestad ciclónica atípica (incluyendo vientos extraordinarios de rachas superiores a 120 km/h y tornados); y caídas de cuerpos siderales y aerolitos. El granizo no está cubierto.

También por daños ocasionados violentamente, como consecuencia de terrorismo, rebelión, sedición, motín y tumulto popular. Al igual que por hechos o actuaciones de las Fuerzas Armadas o de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en tiempo de paz que hayan causado algún daño o destrozo al vehículo.

Y para solicitar la indemnización, lo primero que se debe hacer es dar parte a la compañía aseguradora. En este tipo de situaciones, las compañías suelen adelantar el dinero y posteriormente, reclamarlo al Consorcio. Si el vehículo está asegurado a todo riesgo con franquicia, se puede acudir directamente al Consorcio. El proceso es igual que si se acude a la aseguradora: tras notificar el problema en el plazo aproximado de una semana se recibirá la visita de un perito que valorará los daños del vehículo utilizando los datos de empresas especializadas en reparación de automóviles como Audatex.

Tanto la compañía como el Consorcio, que tiene un límite de 21.035 euros por siniestro, abonarán la cantidad según lo estipulado en la póliza. Aseguradoras como Mapfre, Mutua o Allianz, abonarán en importe del coche nbuevo si este tiene menos de dos años. A partir de ese plazo, se abona según el precio de mercado, utilizando para ello las tablas de tasaciones de la multinacional Eurotax Glass-s.