sábado, abril 13

El Ejército de Israel afirma que la enorme incursión en la Ribera Occidental «aún no termina»

(CNN)– La operación militar de Israel en la ciudad ocupada de Yenín, en la Ribera Occidental del Jordán, está llegando a su fin, pero «no ha terminado» hasta que las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) lo informen, confirmó un portal a la CNN, como Las Naciones Unidas expresó su profunda preocupación por la violencia en el gran campo de refugiados de la ciudad.

Al menos 12 personas, de entre 16 y 23 años, han muerto y más de diez décadas han resultado heridas después de que las fuerzas israelíes lanzaran operaciones en el campamento esta semana, según funcionarios palestinos. Israel dijo que estaba atacando a un terrorista palestino y que uno de sus soldados murió en la operación.

Unicef, la Agencia de Naciones Unidas para la Infancia, informó que menos tres niños perdieron la vida, mientras muchos otros damnificados sufrían en medio de los continuos enfrentamientos.

En una entrevista con CNN, mientras el número de muertos ascendía a 11, el portavoz jefe de las FDI, el contador Daniel Hagari, dijo que durante la incursión no había muerto ningún «no combatiente».

“Ahora estamos al final de la búsqueda de nuestros objetivos, dentro de Yenín, luchando contra el terror y desmantelando el terror en el campo de Yenín”, dijo Hagari. «Estamos logrando nuestros objetivos y cuando logremos nuestros objetivos las fuerzas saldrán del campamento».

Un video obtenido por CNN mostró vehículos militares israelíes comenzando a retirarse de la ciudad ocupada de Ribera Occidental, mientras otros vehículos ingresaban.

Incluso después del anuncio inicial de la FDI de que sus fuerzas comienzan a retirarse, las operaciones militares parecen continuar hasta la última hora de estos días, cuando la FDI afirma que una célula terrorista del ejército ha sido atraída por una fuerza aérea de la FDI en un hormigón de las afueras de la ciudad de Yenín.

El operativo resultó exitoso porque los pistoleros “apoyaron una amenaza para que las fuerzas de seguridad ingresen al campo Yenín”, agregó la FDI.

Así, el grupo militante palestino Hamás aseguró que uno de sus combatientes había sido incrustado y apuñalado este martes en un automóvil en Tel Aviv en respuesta a la operación israelí en curso en Yenín.

Según las autoridades israelíes, otras personas fueron herederas del ataque cerca de un centro comercial en Tel Aviv, en el que el atacante saltó del vehículo en un accidente y se arrojó contra civiles.

El jefe de derechos humanos de la UNO, Volker Türk, pidió que se pusiera fin a las «matanzas, mutilaciones y destrucción de bienes».

“La reciente operación realizada en el Occidental Ribera y el atentado contra un coche bomba en Tel Aviv despertaron la preocupación de un patrón de acontecimientos demasiado familiares: que la violencia solo engendra más violencia”, se lee en una nota de prensa.

“La escala de la operación en el curso de las fuerzas de seguridad israelíes en Yenín, incluido el uso de ataques aéreos repetitivos, combinados con la destrucción de bienes, planteó una serie de preguntas serias con respecto a los estándares internacionales y los estándares de derechos humanos, incluido el protección y respeto del derecho a la vida”, agregó.

Türk dijo que «algunos de los métodos y armas utilizados durante las operaciones de la IED en el campamento de refugiados de Yenín y las áreas circundantes generalmente se asocian más con la conducción de hostilidades en conflictos armados que con la aplicación de la ley».

Pidió a las fuerzas israelíes que «respeten las normas internacionales de derechos humanos», que «no cambian simplemente porque el objetivo de la operación sea declarado ‘antiterrorista'».

Aumento de víctimas

Un portal policial describió al automovilista en la calle Pinchas Rosen, al norte de Tel Aviv, como un “ataque terrorista”, y le dijo a CNN que el gerente fue abatido a tiros por un ejército civil.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, condenó al atacante y afirmó que “pensamos que un atacante nos disuadirá de continuar nuestra lucha contra el terrorismo si es equívoco a los ciudadanos y a nuestros soldados”.

En Yenín, un total de 117 personas resultaron ser herederos en el campo de refugiados por el operativo que sigue la FDI, informó este martes Media Luna Roja Palestina. Entre estos heridos, hay 12 graves declarados y 33 moderados. Las FDI han reconocido que entre los activos hay civiles.

Yenin Palestina

Las tropas israelíes han obligado a retirarse, pero la situación sigue siendo inestable. Crédito: Raneen Sawafta/Reuters

Miles de personas siguen fuera de las casas, después de evacuar durante la noche para evitar daños. Loss en el campamento son cuantiosos, con algunos caminos destruidos por excavadoras israelíes que desarmaron artefactos explosivos improvisados, así como extensos daños en viviendas y automóviles como consecuencia de los enfrentamientos.

Nabil Abu Rudeineh, viceprimer ministro del Gobierno Autónomo Palestino, dijo este martes a Estados Unidos que ayude a calmar la situación, en una entrevista con Eleni Giokos, de CNN.

“Los estadounidenses deben interferir porque Israel debe ser detenido por los estadounidenses, inmediatamente. Al contrario, la situación es muy arriesgada, muy peligrosa para ellos y para nosotros”, en una entrevista concedida este martes a Eleni Giokos, presentadora de CNN.

Rudeineh afirmó que «el ejército israelí estaba atacando a ciudadanos palestinos» y añadió: «Lo que ocurrió ayer fue completamente peligroso».

— Sarah Dean de CNN contribuyó con este informe.