sábado, abril 20

La vicepresidenta de Integridad testifica que Rubiales le habló de la Supercopa cuando todo estaba ya firmado

La que fue vicepresidenta de Integridad de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) Ana Muñoz, ha declarado como testigo ante la juez de Majadahonda (Madrid) que investiga diversas irregularidades en torno a la presidencia de Luis Rubiales que le comunicaron en una cena que existían posibilidades en torno a la Supercopa y se estudiaban hasta cuatro sedes donde organizarla, pero para entonces, los contratos ya estaban todos firmados. Muñoz, jurista de profesión (es doctora cum laude por la Universidad de Navarra), es la primera y hasta ahora, única persona que ha declarado en esta causa que lleva abierta ya más de un año a partir de una serie de querellas contra Rubiales, a las que se sumaron unas diligencias en la Fiscalía Anticorrupción, entre otros asuntos, por la organización en Arabia Saudí de la Supercopa y la intermediación en el negocio de una empresa de Gerard Piqué, siendo en esa época jugador en activo. Según informaron en fuentes jurídicas a ABC, ha explicado que el comisionado externo para asuntos jurídicos de la Federación Tomás González Cueto, el mismo que tenía entre sus funciones validar cualquier gran contratación de la RFEF, la emplazó a cenar con Rubiales el 26 de septiembre de 2019 y allí, le dijeron que estaban estudiando la posibilidad de celebrar la Supercopa fuera de España y que manejaban cuatro alternativas de sede. Noticia Relacionada estandar No La Audiencia Nacional sentencia que el Gobierno debió actuar contra Rubiales hace más de un año Isabel Vega Concluye que «no es admisible» que el CSD emprendiera su propia investigación sobre los hechos que denunció La Liga y luego lo paralizase El problema, conforme se ha evidenciado en el interrogatorio, es que los contratos para esa fecha ya estaban firmados con Arabia Saudí. El inicial data de abril de ese año y los finales con sus adendas son del 11 de septiembre, dos semanas antes. No es imperativo, no obstante, que este tipo de contrataciones pasen por Integridad, como ha reconocido la propia Muñoz. Aún así, se lo comentaron estando ya todo zanjado y más adelante le mostraron «tres folios en inglés» sobre la Supercopa que no contenían ningún dato económico. Nunca, ha dicho, vio el contrato. Durante su declaración, que se ha interrumpido al cabo de dos horas por razones de agenda del juzgado y tras el receso, se ha extendido media hora más, ha explicado entre otras, las razones que le llevaron a abandonar la Federación . Ha incidido en que no se tenían en cuenta las prescripciones del comité de ética, que los expedientes se acumulaban sin tramitar y, sobre todo, que ya había altos cargos imputados y no pensaban dimitir. Uno de ellos era el vicepresidente de Rubiales Andreu Subies. Según las fuentes consultadas, Muñoz ha afirmado que ella pidió que dejaran sus puestos en esa tesitura, pero la respuesta de Rubiales fue que nadie tenía por qué irse: la imputación no quebraba la presunción de inocencia. Sin embargo, ella sostenía -y así lo ha indicado ante la juez- que cuando se ostenta un cargo de representación los estándares son otros y van más allá de la presunción de inocencia que se considera en el ámbito penal.