sábado, junio 15

Un paciente agrede a un sanitario por no dejarle entrar con su perro a un centro de salud de Denia

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Denia (Alicante) a un hombre como presunto autor de una agresión, con insultos, puñetazos y patadas, a un profesional sanitario en el Centro Sanitario Integrado Denia II -Joan Fuster-.

Los hechos ocurrieron a primera hora de la mañana de este domingo cuando el ahora detenido se personó en el Servicio de Urgencias del centro sanitario con un corte en la mano, acompañado de un perro, según ha indicado Marina Salud -gestora del centro- en un comunicado.

El profesional sanitario le informó al hombre que no estaba permitida la entrada de mascotas, a no ser que se trate de un perro guía o en casos de diversidad funcional. En ese momento, el paciente presuntamente comenzó a espetarle insultos, amenazas de muerte y a propinarle patadas y puñetazos.

Los compañeros del centro avisaron al servicio de seguridad, quienes, tal y como recoge el procedimiento, alertaron a la policía. Al llegar los agentes al centro de salud, el presunto agresor se había fugado. El hombre fue localizado más tarde, supuestamente con otra identidad, en el Servicio de Urgencias del Hospital de Denia.

Por estos hechos, el hombre fue detenido y se encuentra detenido en dependencias policiales. El profesional sanitario ha ratificado este lunes la denuncia, que interpuso previamente en la Comisaría de la Policía Nacional de Denia.

Marina Salud ha lamentado que, en lo que va de año, 47 profesionales han sufrido agresiones verbales en el Departamento de Salud de Denia. La Dirección del grupo ha mostrado su apoyo al profesional agredido y ha resaltado su «firme compromiso» con la seguridad y la prevención de las agresiones a profesionales sanitarios. Además, ha calificado los hechos como «execrables» y ha dado al profesional «apoyo, soporte jurídico, asistencial y psicológico que precise».

Asimismo, Marina Salud ha afirmado que su director de Seguridad está colaborando activamente con las autoridades para «garantizar que se tomen las medidas legales oportunas contra el agresor, al tiempo que se proteja a la víctima».